Sobre su fundador

En 1959 cuando la revolución enrarecía su entrañable Cuba, Matilde Lamadrid envió a su hijo Guillermo García Lamadrid a los Estados Unidos para protegerle y -con once años de edad- empacó algunas pertenencias junto a su pasaporte, huyendo del único hogar que había conocido. El tiempo pasó, transformándolo, pudiendo reencontrarse con su familia tiempo después en Puerto Rico, naciendo a una vida llena de oportunidades.

El temple ganado le permitió seguir adelante, en búsqueda de aquellos sueños que quedaron en su Cuba natal, y allá por el 2004, nuevamente Matilde le susurraba al oído el camino a seguir. Así, de pie en el medio de la vida inició este proyecto abriendo la puerta a la vitivinicultura en Argentina, desde las tierras de Agrelo en Luján de Cuyo, cuna y primera zona del prestigioso Malbec. Así, una de las regiones de cultivo más antiguas y maravillosas de Argentina se convirtió en el terroir de Lamadrid Estate Wines.

“Lamadrid rinde homenaje a mi madre, la mujer que me abrió la puerta para darme la oportunidad de vivir y desplegar mis alas para disfrutar de la magia de la vida. No hay gloria sin sacrificio. Mi eterno agradecimiento”.

Guillermo García Lamadrid. Viticultor. Fundador de Lamadrid Estate Wines.

Equipo

Nuestros enólogos que acompañan esta aventura son los hermanos Héctor y Pablo Durigutti, quienes desde el primer día conocen los viñedos y la bodega siendo una extensión de la familia,por su compromiso y filosofía de trabajo.

El equipo refleja su creatividad y eficiencia en sus estándares productivos, como resultado de decisiones colectivas de alta calidad. La mayor parte del grupo humano de Lamadrid está en el proyecto desde el momento cero, una construcción de confianza hecha vino.